Obrazy na stronie
PDF

TRADUCIDA EN ESPAÑOL,

Y ANOTADA

CONFORME- AL SENTIDO DE LOS SANTOS PADRES

Y EXPOSITORES CATÓLICOS,

POR EL ILUSTRÍSIMO SEÑOR
DOW PHELIPE SCIO DE SAN MIGUEL,

EX-PROVINCIAL DEL ORDEN DE LAS ESCUELAS PÍAS DE

CASTILLA , PRECEPTOR DEL SERENÍSIMO SEÑOR PRINCIPE

DE ASTURIAS, T OBISPO DE SEGOVIA.

DEDICADA

AL PRÍNCIPE DE ASTURIAS

NUESTRO SEÑOR.

TERCERA EDICIÓN.

*

TOMO II.

DEL ANTIGUO TESTAMENTO.

EL ÉXODO, EL LEVÍTICO Y LOS NÚMEROS.

MADRID M.DCCC.VH.

EN LA IMPRENTA DE LA HIJA DE IBARRA.

Con privilegio exclusivo de S. M.

[graphic][ocr errors]

SOBRE EL ÉXODO.

üiste libro se llama Éxodo, de la palabra Griega l£tUu que significa salida , por referirse en él las maravillas, que Dios obró para sacar de Egypto á su pueblo. Se describe en él la triste y dura esclavitud, que sufrieron los Israelitas baxo la tyranía de Fharaón: la portentosa libertad, que el Señor les concedió por la mano y conducta de Moysés; como les mandó que celebraran la Pasqua; y como triumphantes y gloriosos pasaron el mar Roxo: su entrada y morada en el desierto , y sus murmuraciones contra Dios, que por espacio de quarenta años los alimentó con el maná, que hacia llover del cielo: la guerra con los Amalecitas , y victoria que de ellos consiguieron: la institución de los Magistrados, y como fué dada, promulgada y recibida la Ley: la fórmula del Tabernáculo y del Arca del Testamento: la idolatría de los Israelitas en el becerro de oro, y la severidad, con que fueron castigados: la religión y culto de Dios, y el orden de sus Ministros, de los sacrificios , ceremonias y observancias.

Comprehende este Libro los hechos de ciento quarenta y cinco años; esto es, desde la muerte de Joseph hasta el mes primero del segundo año de la salida de los Hebreos de Egypto, como se evidencia por el Capítulo último vv. i. y 15. Desde la muerte de Joseph rjasta el nacimiento de Moysés pasaron sesenta y quatro años: Moysés puso en libertad al pueblo á los ochenta de su edad, y el siguiente erigió el Taberpáculo, que es donde se da fin al Éxodo; por lo que si se añaden estos ochenta á los sesenta y quatro, y él año que se sigue, resultan los ciento quarenta y cinco, que decimos. Moysés hace aquí presente , como por último se cumplió lo que Dios habia prometido á este pueblo quatrocientos años antes. En el Libro precedente refiere las repetidas promesas que habia hecho á Abraham , diciéndole, que su posteridad viviría en tierra extraña, y que seria esclava y oprimida largo tiempo; pero que al cabo enviaría terribles plagas contra los que la oprimiesen, y que saldria llena de gloria y de riquezas , para entrar en posesión de la tierra, que les prometía. Genes, xv. En los primeros Capítulos hasta el v. 37. del Cap. Xii. se comprehenden las disposiciones, que dio el Señor para librar á su pueblo de la injusta esclavitud , en que gemía , y las maravillas, que obró para sacarle de ella. Desde el citado verso hasta el.Cap. xix. se trata de su salida; de como Pharaón quedó anegado con todo su exército en el mar Roxo; de las alabanzas, que cantaron al Señor por la victoria, que les habia dado; de sus marchas por el desierto , y de las diversas mansiones, que en él hicieron. Y últimamente desde el Cap. xix. hasta el fin del Libro se describen varias leyes y ceremonias, que pertenecen así á las cosas Divinas y Sagradas como á las humanas y políticas, y que debían servir para el gobierno de una república ó pueblo, que Dios se formaba baxo su especial protección y providencia.

Pero si entramos á contemplar y registrar mas de cerca lo que aconteció aquí á los Judíos como en figura, hallaremos luego, que en la esclavitud de este pueblo se figuraba la que el mundo sufría baxo del tyránico yugo del demonio , y los violentos y pertinaces esfuerzos, que ha hecho siempre, y continúa haciendo este común enemigo de los hombres, para que no se le escape de las manos la presa, que una vez llegó á entrar en su poder. Veremos, que solamente puede librarnos de esta dura servidumbre la Sangre de Jesu-Christo, como de Cordero Divino y sin mancilla: que en el mar Roxo se symboliza el Bautismo, en donde quedan sumergidos todos los pecados , que se representaban en los Egypcios, quando perseguían á los Israelitas: la columna de fuego y la de nube, que los alumbraba y hacia sombra, significa la gracia del Señor, que nos cubre y defiende, causando terror á nuestros enemigos. El maná era figura de la Eucharistía: y la Ley lo era también de los dones, que comunicó á los Apóstoles el Espíritu Consolador. El Sacerdocio de la nueva Ley, el culto exterior de la Religión con todo lo que pertenece á la vida espiritual, y casi todos los Sacramentos de la Iglesia presente , se registran vivamente sombreados y figurados en el Exódo. Véase la Epístola i. do San Pablo ad Corinth. x. 6. 11. Por tanto , el que en la lección de las Escrituras del Testamento viejo desee penetrar el sentido de la letra, y el objeto, á que miran to

« PoprzedniaDalej »