Obrazy na stronie
PDF
ePub

porque beso a V. m. las manos muchas veces. Volviendo a la materia de Caballeriza de Córdoba no me ha parecido mal que su P.d del Sor fr. Placido tiente las coraças a Jun de Salazar en cuya capilla quedará enterrada la resolución que se tomare.

Veamos qué cara se hace. Yo no he querido conducir a su P.d por no alterar el suceso que es lo que conviene; bien es intentarlo todo, que será gran culpa quexarnos después de las diligencias. Nuevas de acá son ningunas: la muerte de la Condesa de Benavente y los corcouos que da el Reyno sobre la concesión de millones, en quanto a las condiciones con que los concedieron, el de Veeda a començado a hacer lo que Gonzalo Nunes con los caballos hechos de Diego Hernández su padre. Ya habrá recivido V. m. una carta del de Siete Iglesias, que en la que yo tuve ayer de su S.a besava las manos de V. m. Trajéronme [la] los señores D. Baltasar de Góngora y D. Fernando Paez que llegaron aier de Lerma muy favorecidos del Cardenal Duque. A mi S.a d. Ines beso las manos con las de estos señores mios. M. y nobiembre 27 de 1618. D. LUIS DE GÓNGORA.

III

A D. Francisco del Corral. 11 diciembre [1618].

Mi Sr. y mi amo: sirva esta de darle a V. m. buenas esperanzas de su pretensión, asegurándole que nos han metido más miedo del que pudiéramos tener los que han hecho provisión de la caballeriza en d. P. Carrillo. No hay tal hasta ahora, antes mucha contradición de parte de Flores en forma de reformación de aquela caballeriza con que está el S. d. Fernando con ánimo de no aceptarla. Yo e ofrecido de parte de V. m. mucha voluntad de servir a su mg.d de qualquier manera. Tengo hablado al de Flores dos veces y tres al de Palma. El de Santistevan llegó estando yo con Flores de Avila y me abraçó por lo que había dicho en servicio de V. m. y en fabor de la libertad de D. Gómez de Figueroa, que para obligar a d. Pedro de Zúñiga es menester pulsar esta tecla; al fin S.r quedé yo contento del estado en que queda este negocio, y suplico a V. m. pierda algunos virotes con d. Luis de Zúñiga inviándole algún cabrito que él venda y no coma y algunos conejos que le balgan dineros, porque importará que ayude con algún amén desde allá. El poder va con ésta ampliado. Suplico a V. m. no se dexe estrechar a mi amigo, que me tiene pagando correos y aiunando la dignidad que espero para más servir a V. m. Y a Dios mi S.r, a mi ama y señora beso las manos. M. y diz. II.

D. LUIS DE GÓNGORA.

IV

A D. Francisco del Corral. 18 diciembre 1618.

Aunque no he tenido carta de V. m. este ordinario, nb quiero dexar de besarle las manos y suplicarle tenga buen ánimo en su pretensión, que hoy tiene mejor estado que nunca y sé de buena parte que en el interin que se resuelve la reformación de esa caballeriça trata el de Fores de introducir a V. m. por administrante, que es el mejor camino de sacársela al Carrillo.

Yo hago lo que puedo y no lo que deseo; no desmaie V. m. Nuestro amigo me scrive no bien dispuesto. Deseo que no pase adelante el temor con que me scrive de enfermedad.

Sírvase V. m. de alentallo, dándole a entender que el ánimo que su m. d. me puso con una carta que tengo guardada suya, me hiço acometer las diligencias de la Chantría y que hoy proceden, digo las noticias que me van dando, tan favorablemente que a esta ora camina la certidumbre del buen efecto que ha tenido lo que se ha trabajado. Según esto no es justo que desfallezca el amigo, sino que acuda como lo a prometido y io fio de la m. d. que me hace sin atenerse al Marqués, pues le consta de lo contrario, que el buen señor mucho a hecho en interponer su favor y la autoridad de su amo. No le pido más a mi padre que resucite.

Cada semana tengo tres [o] quatro cartas suyas y en algunas commemoración de V. m., que yo le agradezco, y mucho contento de la esperanza que yo le doy del suceso de la caballeriça. Allá está el segundo poder; sírvase V. m. de advertir a Xpoval de Heredia que e de comer yo mientras corren las postas y que a cincuenta días que me paso con quatrocientos Rs. Basta esto para V. m. siendo cortesano y señor mío. A mi S. d. Inés beso las manos con las de esos S.es míos en cuya compañía dé Dios a V. m. muy buenas pascuas y años. m.d y Diciembre 18 'de 1618. D. LUIS DE Góngora.

V

A D. Francisco del Corral. 8 enero 1619.

Mucho siento cansar a V. m. con quejas; mas la m. d. que me a hecho siempre me da licencia para decirle quánto e sentido la omisión de nuestro amigo, no tanto por el interés como por la reputación suya y mía; porque la carta que Pedro Alonso scrivió la estafeta pasada fué tan degollada que no sólo crédito mas ni aun cara me dejó para volver a ver los tesoreros; mire V. m. cómo tendré el ánimo para pedirles cosa que no

está bien. Es de manera esto que me a dado a entender que aquella resolución fué acordada entre tío y sobrino, porque de otra suerte no tiene disculpa P. Al. Con lo de allá yo no sé qué camino tomar, y crea V. m. que a no estar tan empeñada la honra en la pretensión de mi sobrino, que tomara el de Córd.a como más saludable; porque estar aquí de la manera que me hallo es indigna cosa, quemando trastos por no avergonzarme a nadie. Ríome mucho del artificio, tan sobre aguado que lo verá un ciego, de esperar el suceso de Roma. Nunca yo hubiera entrado en esta potrera que Dios me hiciera m, d. si fuera servido por otra vía; y ya que me dexé llevar de los ofrecimientos de una carta y solicité la diligencia que se hiço ¿qué culpa tienen mis alimentos, ni qué pecado ha cometido mi crédito para que no se paguen mui puntualmente tres mil y ochocientos R.s que busqué para los correos de a pie y a caballo, como consta por los testimonios que tengo remitidos? Si pensaba e S.r Xpoval de Heredia que el de Siete Iglesias me avía de hacer la costa, ¿para qué me ofrecía todos los intereses de esta diligencia tan liberalmente como lo tengo agradecido? Y si ya no ignora que el Marqués me la dexa a mis cuestas; ¿por qué no acude como es justo a la satisfación de ello para que su tío no me afrente con nombre de fallido? Dios me remedie. Amén. De Italia no ha llegado correo veinte días a, porque a lo que diçen an sido las nieves y las aguas de manera, que no me da cuydado la dilación, si bien estoy deseando verme descolgado de esta pesadumbre. Tengo ánimo dispuesto a qualquier evento sin engañarme de la esperança, de manera que me altere el fuego contrario; porque tengo tanto desengaño de mi corta fortuna que no sólo prevengo el consuelo mas salgo a recivir la desgracia. Bastante disculpa tengo en el expediente que ha tenido en Cór.a el principio de esta diligencia. Haga Dios lo que más fuere para servicio de la divina mgd., que es lo que más me importa. Si deseo el buen ogro de esta pretensión crea V. m. que es para acrecentar la casa de mi hermano; que para mí sóbranme los salbados de Xpoval, pues me niega la harina. Yo no sé qué me haga ni qué le responda, y así suplico a V. m. le diga que le beso las manos y que yo estoy tan corrido y avergonzado, que no le scrivo porque le tengo respeto y le debo otras muchas obras buenas y no quiero resentirme aora con su m. d. de lo que pudiera; pues a perdido tan gran ocasión de honrrarme con los tesoreros y de faborecerme en lo que comprende por su horden y comisión. Dejo la lástima de dexarme pereciendo tres meses con quatrocientos R.s, en tiempo tan festivo para todos y quando faltando otros medios pudieron harrieros averme socorrido; pues an llegado de un mes a esta parte tres o cuatro.

Al Sr. D. Diego de Avila an jubilado muy contra su voluntad, pues dixo al Rey que estos días a otros del Consejo avian dicho coplas y a él se las avían hecho.

Dícese que al S. Presidente de Castilla le dan el govierno de Toledo y al S. D. Fern.do de Carrillo la Presidencia. Sé ciertamente que su

Ilma. pidió vocalmente a su mgd, el govierno, con que se puede tener por cierta la promoción del Sr. D. Fern.do Al Conde de Palma ya scriví a V. m. le avían hecho m. d. de la llabe; aora digo que besando la mano a su mgd. dixo que se la besase porque había hecho más que Dios con su persona, haciéndolo gentilhombre. El S. Francisco de Frías tiene capitulada. a su hija con un caballero de Avila; dicen que tiene quatro mill d.s de renta. Con el Marqués de Flores estuve antes de ayer en la Carrera alta de Sant Jerónimo. Fué desde el coche y así no pudimos hablar. E día de Año Nuevo vino por mí y nos fuimos a apear a casa de mi S.a de Gregoria. Allí le dió al Sr. Plácido una carta de V. m. Yo como tenía desde medio día el pliego en la estafeta no scriví entonces este suceso. Deseo bolberlo a ver despacio, para saber qué gusto le an hecho las golosinas y las aguas, que dulces y rucios no le dexarán desabrido ni seco. A Dios mi S.r; a mi S. D." Inés beso las manos. M.d y henero 8 de 1619.

D. LUIS DE Góngora.

Aquí tenemos al Sr. Duque de Córdoua. [A margen.] Suplico a V. m. mande a Cantarero que llebe esta carta a las caballériças del Sor D. Luis de Córdo." que es de Mari-López su amiga.

VI

A D. Francisco del Corral. 15 enero 1619.

or

Créame V. m. que estoy corrido de cansarle en otras cosas que saber de su salud y servirle en darle cuenta de las diligencias que se hacen con el de Flores; mas S. mío, la opinión de nuestro amigo es y ha sido de manera que me ha obligado a fatigar a V. m. y lastimarlo con mis necesidades. Ya las tengo repetidas en las cartas precedentes. En esta no quiero sino besarle las manos por el socorro de los quinientos R.s que a llegado · a tiempo que podré esperar la resolución que se toma en mi correspondencia. Sé decir a V. m. que los tesoreros me tienen tanta lástima como amistad, que desean que allá se dispongan las cosas suavemente con P.o Al. de Vaena. Esto no pueden hacerlo ellos, si no hay satisfacción entre sobrino y tío. Puedo asegurar que acetarán cualquier letra que venga sobre ellos. Remitir ninguna no lo harán porque sopla mal de allá P. Al.o En virtud de esto no sé qué me diga; porque si los parientes no juegan a los [des] propósitos diciéndose los dos una cosa al oído y saliendo otra, fácil es de conformar la diferencia, tomando asiento en lo que se fió hasta aquí y corriendo nueva quenta de contado, de aquí adelante. Yo suplico a V. m. concuerde estas voluntades de suerte que yo no perezca; y en quanto. a lo que V. m. me avisa del arrendamiento de mi hacienda y traça que se da para lo de adelante, juzgo que será bien sobreseer la resolución por este mes, hasta ver el correo de Roma qué nos trae, pues siendo Dios servido ni puede

L

tardar diez días ni me deran dudar del buen suceso paravienes que me dan quantos curiales tiene esta corte, hasta los oficiales del Nuncio, y téngome por tan desgraciado que temo el efecto. En mi fabor, a lo menos, prebengo como scriví a V. m. en la pasada, todo lo que me puede estar peor en fe de mi buena dicha, para que no me coja desapercibido la nueba, si fuese contraria. Al fin Sr. rodando viene el dado, aguardemos lo que pinta y para entonces la resolución de nuestro asunto. El sábado en la tarde lo pasé toda ella en compañía de Flores y Palma, acompañándoles a la estación de Atocha; reçamos brebemente, y mientras Palma galanteava a sus devociones non muy sancto, Flores me dixo que si le guardaba secreto me enseñaría una carta de Belmonte con grandes quejas y males de Palma ; porque scribiendo le faboreciese en su pretensión, le respondió con desengaño que estaba prendado de otro caballero para la misma demanda. Buscó la carta y no la halló en aquellas faltriqueras y a mí no me pesó, por gastar así el tiempo en lo que más me importaba. Apretéle sobre este negocio de V. m. y eché de ver que no habían traído hueso las aceitunas porque lo hallé fácil y mucho más claro, diciéndome: Hermano, por vida del Rey que doy voces como loco, sobre la dilación que tienen en resolver una cosa tan importante. Si D. P.o Carrillo quiere esto llano está el Duq.o; mas no lo quiere y pretenden sustituír a otro. Esto no a de ser si yo puedo. El otro día supliqué al Duq. no diese lugar a que en su tiempo se introduxese cosa de tan mal exemplo y consecuencia. Dióme palabra que cerraría la puerta a este intento. No puedo hacer más: decille a D. Fran.co el estado que tiene este negocio. Yo le besé las manos por la m. d. que nos hacía en todo y lo agradecí en nombre de V. m. Allanéme a todo lo que es renunciación desigual... y volví contento, deseando que D. Pedro Carrillo no desista ni retroceda, que me asegura de esto el verle tan testarudo en todas sus acciones. Encomiéndelo V. m. a Dios que Flores huele mejor después de ruciado. El Relojillo va en la scrivanía de Xpoval. Perdóneme V. m. la pobreza de çinta, que no está el caudal para guarnición más costosa. Con buen trabajo sirvo a V. m.; más parece venganza que servicio.

La jornada de Argel se ha resfriado de cuatro días a esta parte porque Alemania tira de este aparato para la resistencia de los Herejes que quieren hacer Rey de Romanos al Conde Mauricio. Al Sr. Don Diego de Avila jubilaron; no sé si lo escriví a V. m. Diçe el buen viejo. "Exclúyenme por decrépito, ojalá fuera tonto, que no me excluieran." Dieron su plaça al Sr. D.' Francisco de Tejada y la de la Cámara creo que apretadamente la compite el Sr. D. Alonso. El Sr. Fr.co de Frías casó a su hija con un caballero de Avila de 4.000 D.s de renta. La plaça del S.r D ̧n Fra.co de Villeta, que fué a Flandes por auditor general, dieron al Sr. Regente de Sevilla. A nuestro Palma creo que le dan tres mil de renta y seis mil de aiuda de costa para traer su casa. Vçeda ba siendo hijo de su padre en las acciones generosas, aunque al principio disimuló voluntad.

« PoprzedniaDalej »