Obrazy na stronie
PDF
ePub
[blocks in formation]

AL LECTOR.

co

[ocr errors]

Aunque mi principal intento en esta obra fue servir a los religiosos ; pero con todo eso va dispuesta de tal manera, que será de mucho provecho para todo género de gente que trata de virtud, como dijimos en la primera parte. Y especialmente esta segunda es muy acomodada para los seglares que desean de veras servir à Dios, porque, si bien se considera, los tales al principio como buenos labradores han de romper y arar la tierra de su corazon con la mortificacion de sus pasiones y apetitos desordenados, refrenando en particular la lengua y los demás sentidos, humillándose delante de Dios para conseguir el fruto deseado de la buena semilla que en ella se sembrare de buenas obras. Y así tratamos en los tres primeros tratados de la mortificacion, modestia, silencio y humildad, que son las virtudes en que mas se debe ejercitar un cristiano desde el principio de su conversion. Y porque en aplicándonos al servicio de Nuestro Señor, es consejo del Espíritu Santo que vivamos con temor y nos preparemos para resistir á las tentaciones, decimos en el cuarto tratado los bienes y provechos que de ellas se siguen, y damos medios para vencerlas; y en el quinto y sexto ex

у plicamos algunos impedimentos y estorbos que suelen recrecerse a los siervos de Dios; y declararémos de cuánta importancia sea el andar alentados, contentos y alegres en el camino de la virtud ; efectos admirables que redundan en el alma del que conoce el tesoro y bienes grandes que tenemos en Cristo nuestro Redentor y en su sagrada pasion, de lo cual decimos en el séptimo tratado, donde se pone el modo que habemos de tener en la meditacion de estos soberanos misterios, y el fruto que habemos de sacar de ellos; y al fin, por remate de esta segunda parte, se enseña cómo nos debemos preparar para recibir el santísimo sacramento de la Comunion, y cómo nos habemos de aprovechar de ella. Todo lo cual se trata muy prácticamente, para que cada uno, segun su estado, lo pueda mejor ejercitar y poner por obra, que es lo que principalmente pretendemos en este libro. Reciba, pues, el cristiano lector este pequeño trabajo, con el cual, y con un buen deseo favorecido de Dios, alcanzará victorias de sus pasiones, recato en sus palabras, modestia en sus acciones, consuelo y remedio en sus tentaciones, riqueza grande en Jesucristo, devocion en su recogimiento, y grande fruto en su alma.

ALONSO RODRIGUEZ.

EJERCICIO DE PERFECCION

Y

VIRTUDES CRISTIANAS.

PARTE SEGUNDA.

TRATADO PRIMERO.

DE LA MORTIFICACION.

:

CAPÍTULO I.

cendit

per desertum sicut virgula fu

mi ex aromatibus myrrhæ,et thuris? Que es menester juntar la mortifi-¿Quién es esta que sube por el de

cacion con la oracion, y que estas sierto, como un pebete, compuesto dos cosas se han de ayudar la una de diversas especies aromáticas, de á la otra.

mirra é incienso, que va echando

grande olor de sí? dice que estas Bona est oratio cum jejunio, dos cosas, la mirra y el incienso, por Tob. XII, 0. 8: Bueno es juntar la las cuales son significadas la mororacion con el ayuno, dijo el án- tificacion y la oracion, nos han de gel Rafael á Tobías, cuando se le acompañar siempre, y nos han de descubrió. Por nombre de ayuno hacer subir á lo alto de la perfecentienden comunmente los Santos cion, y dar buen olor de nosotros á todo género de penitencias y mor- Dios, y que la una sin la otra potificacion de la carne. Estas dos co 6 nada aprovecha ; porque si cosas, mortificacion y oracion, son uno trata de mortificar la carne, y dos medios de los mas principales no trata de oracion, será soberbio, que tenemos para nuestro aprove- y a ese se le podrá muy bien decir chamiento, los cuales conviene que aquello del Profeta , Psalm. XLIX, anden juntos y acompañados el uno 0.13: Numquid manducabo carnes con el otro. El bienaventurado san taurorum , aut sanguinem hircorum Bernardo (1) sobre aquellas palabras potabo? No agradan á Dios esos sade los Cantares: Quæ estista,quæ as-crificios de carne y sangre á solas. Y

si uno se diere á la oracion, y se ol(1) Bernard. serm. 59 ex parvis; Cantic. III, 6.

[ocr errors]

vidare de la mortificacion, oirá lo

>

9

que dice Jesucristo en el Evange-piritual lo enseñan, y dicen que lio : Quid autem vocatis me, Domi- así como en un pergamino no se ne, Domine, et non facitis quæ dico? puede escribir si no está muy bien Luc. VI, 0.46. Y aquello del Sábio : raido y quitada la carne, así si Qui declinat aures suas, ne audiat nuestra ánima no está desarraigalegem, oratio ejus erit execrabilis. da y apartada de las aficiones que Prov. XXVIII, 0. 9. ¿Para qué me lla- nacen de la carne, no está dispuesta mais con la oracion, Señor, Señor, y para que el Señor escriba é imprino haceis lo que os digo? No agrada- ma en ella su sabiduría y dones dirá á Dios vuestra oracion, si no po- vinos. Quem docebit scientiam? Et neis por obra su voluntad. San quem intelligere faciet auditum ? Agustin (1) dice, que así como en Ablactatos à lacte, avulsos ab uberiel templo que edifico Salomon hizo bus : ¿A quién enseñará Dios su sados altares, uno alla fuera donde se biduría, dice el profeta Isaías, capimataban los animales que se habian tulo XXVIII, 0. 9, y á quién dará oide sacrificar, otro dentro el Sancta dos y entendimiento para entender

y Sanctorum, donde se ofrecia incien- sus misterios ? A los destetados de la so, compuesto de diversas especies leche, y á los apartados de los pearomáticas; así tambien ha de ha-chos : quiere decir, a los que por su ber en nosotros dos altares, uno amor se apartaren y desterraren de allá dentro en el corazon, donde los regalos y placeres del mundo, y se ofrezca el incienso de la oracion, de los apetitos y deseos de la carne. conforme aquello de san Mateo : Tu Quiere Dios quietud y reposo para autem cum oraveris, intra in cubicu- entrar en nuestro corazon, y que lum tuum, et clauso ostio ora Pa- haya mucha paz y sosiego en nuestrem tuum in abscondito, Matth. vi, tra alma: Et factus est in pace locus 0.6; otro acá fuera en el cuerpo, ejus. Psalm. Lxxv, 0. 3. Esto entenque ha de ser mortificacion: de man dieron aun los filósofos gentiles; nera que siempre han de andar jun- porque todos confiesan que nuestra tas y hermanadas estas dos cosas, y ánima se hace sábia cuando está la una ha de ayudar a la otra, por- quieta y sosegada, que es cuando que la mortificacion es disposicion las pasiones y apetitos sensuales esnecesaria para la oracion, y la ora- tán mortificados y quietos; porque cion es medio para alcanzar la per- en este tiempo no hay pasiones vefecta mortificacion.

hementes, que con sus desordenaCuanto á lo primero, que la mor- dos movimientos perturben la paz tificacion sea disposicion y medio del ánimo y cieguen los ojos de la necesario para la oracion, todos los razon, como lo hacen las pasiones Santos y maestros de la vida es cuando están alteradas, que eso es

propio de la pasion, cegar la razon, (1) August. serm. 235 de temp. y disminuir la libertad de nuestro

[ocr errors]
« PoprzedniaDalej »