Obrazy na stronie
PDF
ePub

del año 1250, del cual no nos queda otra noticia que la que conservó una escritura, fecha á 18 de noviembre , que he visto en mi convento de esta ciudad, en que el Obis. po Don Raimundo, confirmando á los frailes Predicadores el privilegio Apostólico de poder enterrar en su cementerio á los que en él eligiesen sepultura, en alencion a la allí. sima pobreza que profesaban y á lo necesario que era su ministerio para ayudar al de los curas (en lo cual dice que llevaban pondus diei et æslus) de acuerdo con los mismos les concede defunctiones omnium perpetuo; ila tamen quod de legalis tantum a testatore parrochialis ecclesia recipiat quartam partem. In quo legato non intelligantur oblationes factæ die funeris vel in novenario, sei candela, sive etiam ipse lectus, purpura vel pannus sericus, cum ipsæ oblationes et lectus ad sustenta. tionem el recreationem fratrum deputata intelli, gamus. Candelas vero et purpuram sive pannum scricum, secundum sanam interpretatio. nem, et assensum tam nostrum quam recto. rum ecclesiarum communem, sibi ipsis ecelesia vendicent ornamenta. Si autem testator aliquid legaverit sepulturæ, aliud vero mense sive pro. vestibus fratrum, sive libris, sive etiam pro opere seu fabrica vel ornamentis, sive anniver.

sario tricesimo vel huiusmodi, id quod reliclum fuit gratia sepulturæ , dividatur inter domum prædictam et parrochialem ecclesiam: ita quod de aliis prædictis parrochialis ecclesia nichil sibi valeat vindicare, etc. Ile querido copiar esto, que á buena cuenta pertenece a la disciplina funeral de aquellos tiempos. Y que este concierto se hiciese en sínodo celebra. do dicho año, consta de la segunda firma del mismo Obispo, que despues de haber firmado por sí, suscribe otra vez de esta manera: Ego Raimundus, Maioricensis Episcopus pro omnibus rectoribus ecclesiarum forensium diocesis meæ rogalus in sinodo ab ipsis anno quo supra subscribo. Lo mismo repiten dos ó tres canónigos.

De este sinodo y de otros muchos que se celebrarian entonces hablaba en 1298 el Obispo Don Ponce de Jardino en una constitucion que hizo ese año, modificando varias de sus antecesores, las cuales, segun dice, siem. pre le habian parecido duras, y nunca habia querido aprobar siendo Arcediano de esta iglesia. Copiaré aquí lo que hace à la disciplina general, omitiendo lo que solo loca al gobierno económico de esta catedral. « Du• »dum , dice, bonæ memoriæ prædecessores » nostri statum Maioricen. ecclesiæ tam con. »sulte quam provide cupientes dirigere, omulta varia et diversa staluerunt utilia, quæ »ipsam strenue fulciunt ct decorant. Quædam »lamen propter illius temporis forte duritiam prigida staluerunt et dura, quæ dum nos in »ipsa ecclesia archidiaconalus fungeremur »officio, approbare renuimus, ncc eisdem » duximus aliquatenus annuendum. Postea » vero ad apicem cpiscopatus assumpti , illa readem super præmissis intentione durante, »deliberavimus huiusniodi rigorem restringe»re, et cidem præponere æquitalem. Sed »multis acciti laboribus, multisque turbati »contrariis, nequivimus circa prædicta, ut vo« »lebamus, intendere usque modo. Quo circa »nos Ponlius Dei gratia Maioricensis Episcospus, de fratrum nostrorum concordi cl de»liberalo consilio ... ordinamus .... quod usi aliquis Prælatus, canonicus, rector vel »benefficialus quicumque terram islam exie. »rit, a nobis seu successoribus nostris non » petita licentia, non sit propter hoc suis be»neficiis privatus; sed contra talcm servetur »in casu huiusmodi ius comune. Si vero cle. »ricus aliquis luserit infra nostram diæcesim »ad laxillos, seu alios ludos in constitutionis »bus synodalibus quocumque modo prohibiulos, non ob hoc sententiam excomunicatio.

»nis incurrat, sed quotiescumque ad aliquem »dictorum ludorum secrete luserit, penam »decem solidorum persolval ; si vero publice »luserit, puniatur ad arbitrium iudicantis. »Clerici autem, qui publice concubinas le»nuerint, non propter hoc sententiam excom»municationis incurrant, sed decem libras » nobis solvere compellantur. Et si ex tune »ab huiusmodi vilio nollent desistere, punian. »tur, prout visum fuerit iudicanti.»

En esta moderacion de penas se descubre, no tanto el bondadoso caracter de este Obispo, como la uniformidad que procuró guar. dar con la provincia Tarraconense, cn cuyos concilios provinciales de ese tiempo lambien se substituyeron penas pecuniarias á las eclesiásticas respeto de tales crímenes.

En 1305 á 4 de agosto el Obispo Guillermo de Vilanova hizo junto con su Capítulo una constitucion en que dió licencia a los clérigos para testar libremente de sus bie. nes; y en esto dice que confirma las constituciones sinodales de sus predecesores. Contentémonos con esto, de lo cual me acuerdo que dije algo mas en el Episcopologio.

En 1385, dia 14 de abril, celebró sinodo el Obispo Fr. Pedro Cima, en el cual se ore denó que en adelante, segun la costumbre de las iglesias vecinas, se convocase á síno. do para el jueves despues de la dominica in albis, y que durase su celebracion el viernes siguiente, como basta allí todo su rito se hubiese verificado en solo este último dia. Trae esla noticia la Consuela de la sacristia, ms. á principios del siglo XVI, v en la de tempore está la distribucion de dicho rilo en dos dias, conforme verás en la copia que dije arriba.

Segun este nuevo estatuto celebró sinodo el Obispo Luis de Prades en los dias 22 y 23 del mes de abril, en el último de los cua. les se leveron y aprobaron las constituciones que van adjuntas (a), las cuales he ballado en las Actas capitulares. En el epígrafe linal expresó el notario que se leyeron en el coro de la catedral en presencia del clero Maiori. cense; y esta circunstancia y la de ser gene. rales y comunes á todo el clero de la diócesi, muestran claramente que son y deben ser tenidas por sinodales, como las llama. Hay entre ellas algunas notables para conocer el trage y las costumbres clericales de aquel tiempo: pero quiero que repares en

fa) Ap. núm. X.

« PoprzedniaDalej »