Obrazy na stronie
PDF
ePub

hay exageracion en lo que se escribe, así en la crónica general, como en la particular del Cid, que D. Gerónimo era uno de los Capitanes nombrados por él para las batallas, y que llevaba consigo una imagen de Christo, que se venera hoy dia en Salamanca con el título del Christo de las batallas , y cuya historia publicó Gil Gonzalez Dávila. (Risco, Historia del Cid, c. XVIII.)

Permaneció en Valencia D. Gerónimno desde el año 1098 hasta el de 1102 , en que el Rey de Castilla Don Alonso VI, cediendo á sus ruegos, fue con su gente á socorrer á los fieles de aquella ciudad, de donde salieron ambos para Toledo en Mayo del mismo año, como consta, no solo de los anales toledanos y del cronicon de Cardeña, sino tambien de las memorias del mahometano español Alkhatib, que extractó Casiri en su Biblioteca (Bibl. arab. hisp. t. II. pag. 94). Florez (Esp. sagr. t. XIV. trat. LIV. c. III. 1. 36. sig.), á quien siguen los ilustradores de Mariana (Not. al lib. X. cap. . IV.), creyó que D. Gerónimo fue nombrado entonces Obispo de Zamora , y le distingue de otro del mismo nombre que lo era por entonces de Salamanca, fundado, entre otras conjeturas, en el testimonio del Arzobispo D. Rodrigo , que dice haberle elegido el Arzobispo Don Bernardo, para que exerciese las funciones episcopales en Zamora.

Pero el M. Risco convence que luego que llegó Don Gerónimo á Toledo , fue nombrado Obispo de Salamanca y de Zamora, cuyas Iglesias gobernó, no hasta el año 1126, en que fixa Berganza su muerte, sino hasta 11 20, constando por la historia compostelana, que en 11 2 1 estaba ya Giraldo electo Obispo de Salamanca. i Diéronle sepultura en la Catedral en un arco sobre el qual fue colocado el Santo Christo de las batallas. Allí

se halló presente verous Christi fidelicoro se leia : Hie

permaneció quinientos años hasta el de 1607, en que tratándose de trasladar aquella santa imágen á otra capilla mas suntuosa , se abrió el sepulcro de este venerable Prelado, dentro del qual en un cerco de oro se leia : Hieronymus Episcopus serous Christi fidelis : á todo lo qual se halló presente Gil Gonzalez Dávila. Por esta relacion de un testigo tan calificado debe corregirse la de Bleda (Milagros de la Cruz mil. 382.), que dice haberse descubierto y hallado entero su cuerpo el año 1595, y la de Escolano, que supone haberse hallado sobre el mismo un letrero, en que se llamaba D. Hieronymo de Vique.

(2) Ferrer de Sant Martí. Antes de ser elegido Ferrer de Sant Martí, luego que el Rey D. Jayme hubo reedificado la Iglesia mayor, tratando de restablecer en esta Diócesi el culto divino , y ordenar todo lo perteneciente al gobierno eclesiástico , de voto y consejo de los Prelados que se hallaban en la ciudad fue propuesto para primer Obispo de ella el año 1238 Fr. Berenguer de Castel-Bisbal, Frayle Dominico, compañero del V. Fr. Miguel de Fabra en la conquista de Mallorca. No tuvo efecto esta eleccion por la competencia que ocurrió entre los Arzobispos de Toledo y Tarragona, sobre qual de los dos habia de ser Metropolitano de Valencia. Y como este punto no le decidió Gregorio IX hasta Octubre del año de 1239, como consta de la Bula áurea que se conserva en el archivo de Valencia , habiendo vacado en este intermedio la Silla de Gerona, eligió su Cabildo para Obispo al dicho Berenguer , por cuya causa no llegó á serlo de Valencia , ni á tener lugar en el catálogo de sus Prelados..

Él haber sido este Fr. Berenguer Religioso Dominico y primer Obispo electo de Valencia, dió ocasion á que creyese Beuter que Ferrer de Sant Martí fue de la Orden de Predicadores , confundiéndole con Castel-Bisbal. (V. Zurita lib. III. cap. XXXIV. y Mariana lib. XII. . cap. XIX.)

(3) De versos leoninos. Este uso de los versos leoninos y otras composiciones rimadas en inscripciones, prosas, cánticos y otros monumentos de la antigüedad eclesiástica , juzgó Huet (Huetian. G. LXXVIII.) haberle introducido en España los africanos y los árabes. A mi parecer, no hay necesidad de recurrir á estos conductos quando ya nuestro español Séneca descubrió aficion á estas consonancias, mal imitadas de Neron, su discípulo, en sus versos rimados que satirizó Persio , y usadas despues quando ya decaia el imperio por Sidonio Apolinar, Simaco , Casiodoro y otros autores eclesiásticos. Por estos medios pudo introducirse la rima en España, así como pasó á Africa , donde vino á hacerse casi general, tanto que se vió como estrechado á adoptarla $. Agustin en los cánticos que van al principio de sus tratados contra los donatistas, cuyos versos sin ceñirse á la cantidad de las sílabas , guardan cierta consonancia, aunque con poca exactitud. Los árabes aficionados ya á la rima, como lo demuestran en el Coran las finales de ciertos períodos , y otras composiciones métricas de ellos que se conservan en España ; hallando al Africa dominada de este gusto, pudiéron muy bien propagarle despues en Europa , mayormente si es cierto lo que dice Huet, que en esta parte del globo no se hallan obras rimadas antes del año 712, en que vino Tarico á España. (Huet. origine des Ro. mans, p. 19.)

La Iglesia , conformándose quanto cabe con el gusto y el genio del pueblo, no se desdeño de admitir desde luego este género de adorno en sus cantos y en otros monumentos piadosos. Esta práctica dió ocasion á que el

poeta Leon, Canónigo de S. Victor, que floreció en tiempo de los Reyes de Francia Ludovico. VII y Filipo Augusto (Ægid. Parisiens. Karolin. lib. V.) inventase los versos que de su nombre se llamáron leoninos; de los quales publicó varias muestras Estéban Pascasio (Disquis. Francicar. lib. VII. cap. II.), que desvanecen la equivocacion con que procedió Escalígero en este punto. (Scalig. Poet. lib. II. cap. XXIX.)

(4) La indulgencia del Laus perennis o quarenta horas. En órden á la exposicion del Santísimo Sacramento, fuera de la festividad del Corpus y su actava , ha habido entre los Doctores católicos gran variedad de parecercs , nacidos todos de sana intencion y de buen espíritu. Unos creyeron que no convenia poner de manifiesto el Santísimo Sacramento : fundados lo 1.o en que la Iglesia en sus dias floridos ocultaba la Eucaristía á los infieles y aun á los catecúmenos, como consta de S. Cirilo Hierosolimitano , de S. Agustin y otros Padres , y en que aun á los penitentes no se · les dió algun tiempo licencia para mirar la sagrada hostia , como se ve en algunas liturgias , y por lo tocante á España se colige de las palabras de nuestro S. Isidoro : non enim omnes vident alta mysteriorum quæ operiuntur à Levitis, ne videant qui videre non debent. (Offic. lib. II. c. VIII.)

Lo 2.o en que la Iglesia , a pesar de la franqueza con que en sus primeros dias permitió á los fieles que tocasen la santa Eucaristía , y la llevasen á sus casas , y que con la sangre del Señor, luego que la recibian , se ungiesen la frente y los ojos, como lo atestigua S. Cirilo (Catech. mystag. V.), viendo el abuso que de esta práctica hacian con sus encantos. y supersticiones los priscilianistas y otros hereges , la cortó enteramente hasta el extremo de no manifestar el Santísimo Sacramento durante el mismo sacrificio, con especialidad en el Occidente, donde dice S. Gregorio de Tours (lib. VII. c. XXII.), que acabada la consagracion se ocultaba la hostia debaxo del corporal ; de cuya práctica observada en parte aun en el siglo xi hace memoria un célebre escritor de aquel tiempo, diciendo: statim post.... elevationem demitti sacramentum à Sacerdote solitum , et operiri sindone. (Guibert. de Pignor. Sanct. c. II.) v LO 2.° en que el Concilio de Colonia de 1452, pre-sidido por el Cardenal de Cusa , Legado de Nicolao V, prohibió esta inanifestacion del Santísimo Sacramento en custodias fuera de la octava del Corpus, a no ser ex singu lari indulto ordinarii, aut aliàs pro pace, aut alia necessitate imminente. Porque consta haber recaido este decreto sobre la costumbre de exponer la Eucaristía todos los jueves del año, y haberse tenido en consideracion, como advierte Alberto Krantzio (Cronol. lib. IV.), que este divino Sacramento no le instituyó el Salvador para que estuviese á la vista del pueblo, sino para que le sirviese de manjar espiritual.

Otros mas prudentes , absteniéndose de estableecr sobre esto regla general, no tienen por justo defraudar la devocion y el fervor del pueblo, que desea ver patente el Santísimo Sacramento para dispertar en su ánimo la verdadera y espiritual adoracion que él desea (V. Grancol. l'ancien. Sacram. de l'Eglis. pága 220.). Y de este bien ni aun á los pecadores excluye Alexandro de Hales (part. IV. q. 52. n. 6.), cuyas son aquellas graves palabras : ex ista inspectione Sacramenti accidit commodum inspicienti, etiam peccatori ; tum ex ponderatione chasitatis Salvatoris, tum ex subdentione beneficii reparationis , tum ex recordatione passionis Redemptoris.

Con esta consideracion ya en el siglo xvi comenzá

« PoprzedniaDalej »