Obrazy na stronie
PDF
ePub

fessis, ostensioni dictarum reliquiarum vel aliquarum cao rundem, cum solemniter fiet, interessentibus, septem annos et totidem quadragenas de injunctis eis pænitentiis in Domino misericorditer relaxamus. Gaudete igitur, et exultate fideles de tam prætioso vobis collato beneficio, ac Dominum Deum in Sanctis ejus benedicite, et glorificate; ut per eorum intercessiones et merita , ad salutem æternam , quam quæritis, pervenire valeatis. Nulli ergo omni

no hominum liceat hanc paginam nostrorum attestationis, · voluntatis , præcepti , mandati , et relaxationis infringe

re , vel ei ausu temerario contraire ; si quis autem hoc at. temptare præsumpserit, indignationem Omnipotentis Dei; et Beatorum Petri et Pauli Apostolorum ejus se noverit incursurum. Datis Romæ apud Sanctum Petrum anno Incarnationis Dominicæ millesimo quadringentesimo quinquagesimo septimo, octavo Idus Martii , Pontificatus nos tri anno tertio.

(7) El Real Priorato de Monsant ..... fue en lo an. tiguo monasterio de Religiosas. El Rey D. Jayme el I

de Aragon , llamado el Conquistador, en su Real privi·legio dado en Alcira á 16 de Septiembre de 127 3 fundó

un monasterio de la Orden de Santa María Magdalena , dicha de Mompeller, en la villa de Alcira , cerca de la puerta de S. Gil, que lindaba entonces por el camino de Alberique con tierras de Pedro Pexolnella , por el de Cabanas con tierras del misino Rey, y con tierras de Toda viuda de Garcia de Olit: cuya fundacion ofreció á Doña Timbos, Priora del monasterio de Mompeller (al qual como á matriz sujetaba este nuevo de Alcira) y á Bonafos, á Guillelma y Auda, Monjas todas fundadoras de este monasterio': para cuya dotacion señaló ciertas rentas, censos y derechos que el Rey tenia en la ribera del Xúcar y distrito de Xátiva con pleno dominio de

luismo y fadiga, ademas del enfiteusi, y sin obligacion de pagar al Rey derecho alguno; pero con condicion que edificase el monasterio con el nombre y de la Orden de Santa María Magdalena de Mompeller: y no edificándole, volviese todo al Rey; y que en dicho monasterio hubiese trece Monjas y no mas, que perpetuamente rogasen á Dios por su alma y las de sus padres, á no ser en caso que el monasterio se mejorase , de forma que pudiese' mantener mas Religiosas ; queriendo que las rentas sobredichas (que van especificadas en la donacion) sirview sen para los usos de dicho monasterio, sin que se tras. portasen al monasterio de Mompeller , ni á ctros lugares. Y así se efectuó, y permaneció muchos años la fundacion.

Mas el Rey D. Jayme el II de Aragon, nieto del Conquistador en su Real privilegio dado en Zaragoza á 24 de Setiembre de 1320 , considerando que el monasterio edificado por su abuelo en Alcira habia sido destruido por una grande avenida del Xúcar, y que sin gra. ve peligro de la comunidad, no podia reedificarse allí mismo: concedió á dicha Priora y Monjas una casa, que el Rey tenia en Xátiva , llamada Algema , á la qual se trasladasen y fundasen un monasterio con el título de Santa María de Algema. Hízose así, y por la cordial devocion que profesaba aquel Rey á la Orden Cisterciense, consiguió gracia especial del Sumo Pontífice Juan XXII (como consta por su Bula dada en Aviñon á 22 de Julio, año 1.o de su Pontificado) para que el monasterio que antes era de Santa María Magdalena de Mompeller, se intitulase Santa María Magdalena de Algema, y que las Monjas , dexado sú antiguo hábito é instituto, que no se ha podido averiguar qual fuese , abrazasen y profesasen el de la Orden del Cister , sujetándose á su regular obser

vancia y disciplina, como lo hicieron ; encargando al Abad de Valdigna el cuidado, visita y correccion de dichas Religiosas , gobernándolas por Monges sabios, prudentes y virtuosos.

Acomodadas así las Religiosas, y trasladadas á mejor sitio y casa , y abrazado el nuevo instituto, proveyó el Rey á su subsistencia por el privilegio dado en Valencia á 10 de Enero de 1 z 20 , por el qual sin que obstase la disposicion del fundador del monasterio de Alcira , confirmó la donacion que hizo su abuelo, trayendo, dando y confirmando de nuevo á la Abadesa que era y por tiempo fuere y á su comunidad del monasterio de Santa María Magdalena de Algema del Monte santo de Xátiva, los mismos bienes que en el privilegio y donacion de su abuelo se expresan, y revocando la enagenacion puesta por el mismo..

En breve se fue poblando el nuevo monasterio de Monsant de Señoras de la primera nobleza del Reyno, como parece por los registros y aranceles de sus profesiones religiosas. Y encargados de su direccion y gobierno espiritual y monástico los Abades y Monges de Valdigna, en conformidad y cumplimiento de lo mandado por su Santidad en la Bula de ereccion y establecimiento del monasterio, floreció en él por mas de doscientos años la disa ciplina regular , dando las Religiosas copiosos frutos de honor y honestidad, como consta de las visitas, que conforme á los estatutos del Cister , hacian en sus debidos tiempos los Abades de Valdigna, como Padres inmediatos y ordinarios de dicho monasterio, las quales exísten originales en el archivo del de Valdigna.

Pero habiéndose celebrado el santo Concilio de Trento, en que por punto general se estableció la clausura en los conventos de Monjas, se resistiéron las de Monsant á recibir este decreto, con pretexto que fuera de la estabilidad expresa en su profesion, jamas habian votado, ni obligádose á la clausura; por donde dieron que sospe-, char que esta su resistencia nacia de propension á vivir con mas anchura y libertad. Habiendo llegado esto á no. ticia de Felipe II, zeloso executor de los decretos sacrosantos del Concilio de Trento, tomó tan á mal esta opo.. sicion de las Monjas de Monsant, que como dotador, y único patrono de aquel monasterio , impetró una Bula del Papa Gregorio XIII, dada en Roma el 12 de Setiembre de 1579, en la qual nombra su Santidad por Jueces. Comisarios Apostólicos al B. Juan de Ribera, Patriar.. ca de Antioquía y Arzobispo de Valencia, y al Abad del Real monasterio de Poblet, para que bien informados de los procedimientos de dichas trece Monjas de Monsant, las trasladasen á otros monasterios del Orden del Cister, donde floreciese la regular observancia, señalándolas de las rentas de dicho monasterio de Monsant lo que fuere necesario para su vestuario y sustento; y en lu. gar de ellas pusiesen otros tantos Monges Cistercienses observantes.

· Recibido el Breve por dichos Comisarios Apostólicos y Reales, y tomada la debida informacion , declaráron que debian mandar y mandáron que dichas Religiosas de Monsant fuesen transferidas al monasterio de la Virgen de Gracia, vulgo de la Zaydia , extramuros de Valencia, y que en lugar de ellas se introduxesen y viviesen trece Monges del monasterio de Valdigna: que de las rentas del monasterio de Monsant se diesen anualmente treinta y tres libras para el sustento de cada una , y siete libras para vestuario: y á la Reverenda Doña Luisa Tachs, actual Abadesa de dicho monasterio , le señaláron sesenta libras; lo qual habia de durar mientras viviesen. Y por quanto dicho

monasterio de Monsant habia sido regido por los Abades de Valdigna, ordenáron que los trece Monges fuesen de su monasterio, y no de otro : y que todos los bienes, derechos, acciones, censos , rentas, frutos y derechos enfitéuticos fuesen adjudicados para el sustento de dichos trece Monges de Valdigna , en consideracion á que las rentas que tenian dichas Monjas apenas llegaban á la suma de setecientas libras) al Abad y convento de Valdigna, á cuyas expensas debia efectuarse la traslacion de las Religiosas. Mandáron asimismo que los trece Monges estuviesen sujetos en lo espiritual y temporal á dicho Abad, y que este se llamase Prior de Monsant , y que uno de los conventuales se llame Presidente, y sea el que eligiere el Abad: de manera que dicho Presidente y los demas que habiten en Monsant no puedan hacer ni firmar acto alguno conventual, sino con licencia, consentimiento y presencia del Abad de Valdigna, el qual visite, corrija y castigue en caso necesario á los de dicho Priorato, y no otro alguno. Todo lo qual consta de la sentencia dada por dichos Comisarios Apostólicos en el palacio Arzobispal de Valencia á 29 de Febrero de 1580.

Habiéndose notificado en debida forma esta sentencia á la Abadesa y Monjas de Monsant en 9 de Marzo de 1580, á la que con exemplar prontitud, humildad y obediencia se sujetáron sin protesta ni tergiversacion alguna, fuéron honesta y decentemente conducidas, como se mandaba, al Real monasterio de la Zaydia : y tomada la posesion de Monsant por el Abad y convento de Valdigna, se dio cuenta de todo al Rey y al Papa, el qual á representacion y requerimiento del Rey por su Breve de 29 de Noviembre de 1581 confirmó, aprobó y ratificó todo lo executado por dichos Comisarios Apose tólicos y Reales, y quanto de dicha comision se habia

« PoprzedniaDalej »