Obrazy na stronie
PDF
ePub

Obispo D. Vidal, en que manda que esta ceremonia de la paloma solo se haga en el primer dia de Pentecostes con todas las circunstancias acostumbradas, a excepcion de los truenos, se halla en la coleccion de Constituciones Valentinas , impresa en 1546 en folio. Dice así: ,

Vitalis Episcopus , et capitulum..... ordinarunt quod amodo in festis Pentecostes non fiat repræsentatio emissio. nis Sancti Spiritus, nisi in primo festo bis, scilicet, horis missæ , et vesperorum. Volentes quod horis eisdein quibus fiet repræsentatio supradicta, non fiant tonitrua cum bal. listis ; sed simpliciter fiat eadein repræsentatio cum universis circumstantiis suis , exceptis tonitruis , quæ damnum non modicum inferunt çambario dictæ Sedis. Alioquin si secus factum fuerit , Nos Episcopus supradictus, in laicos illos qui tonitrua facere attemptabunt , nunc pro tunc , et è contra in his scriptis excommunicationis sententiam promulgamus. Volentes nihilominus quod presbyteri seu clerici qui consenserint in prædictis, in pænam incidant, quavis vice , decem morabatinorum applicandorum operi dictæ Sedis.

CARTA X.

De algunos ritos antiguos.

M i querido hermano: No se deleyta tanto el curioso investigador de la antigüedad profana con algun trozo de piedra, preservado de la injuria de los tiempos pa ra recuerdo de la opulencia y grandeza de

nas

ste

los antiguos estados ó familias ; como el amador de la religion en algunas reliquias del buen espíritu , que siempre ha dictado á la iglesia prácticas y usos convenientes a la conservacion de la caridad. (1) Tal era el rito de las sagradas Eulogias. Apenas se hallara hombre instruido y poseido del amor fraternal que no haga un dulce recuerdo de esta muestra de la comunion eclesiástica con que se procuraba avivar en los ánimos de los fieles la verdadera union y concordia. Aunque la historia de este rito en España se dará en nuestra obra, debo anticipar la noticia de los vestigios que quedan en esta iglesia de tan santa costumbre. .

Todos los códices sacramentarios, hasta los del siglo xvi, prescriben en el ordinario de la misa la bendicion del pan al tiempo del ofertorio en los domingos. Y que esto se hiciese para repartirle entre los fieles , lo indica el final de la oracion: ut omnes gustantes ex eo, tam animæ , quam corporis recipiant sanitatem. Ofrecian este pan los fieles al tiempo del ofertorio, y acaso con el otras viandas. A lo menos, por el testimonio de Beuter, sabemos que en el siglo xvi se practicaba así en los dias de

VI

10

San Blas y Santa Agueda (a). En algunos códices he hallado oraciones propias para · la bendicion del pan y del vino en estas fiestas , como tambien en la de S. Blas para la de semillas y frutos , y en la de Santa Agueda para la de los términos. Hoy persevera en ambos dias la bendicion del pan; pero ya no es oferta voluntaria de los fieles al tiempo de la misa , sino otra cosa muy distinta. En las aldeas y aun en algunas Iglesias de esta ciudad se lleva al templo una torta grande de pan , la qual se bendice separadamente antes de la misa para repartir luego entre los principales concurrentes. En este mi convento de Predicadores se hace indistintamente esta reparticion del pan, desmenuzado ya , luego que se concluye el ofertorio de la misa , que se canta todos los sábados en la capilla de nuestra Señora del Rosario. Igual costumbre oigo que tienen algunas iglesias de esta ciudad en la misa de la noche de Navidad. Reliquias de aquel primer instituto de las Eulogias y oblaciones, de las qua

(a) » Usque ad nos per- » S. Agathæ , omne quod ad. » severát mos vetustatis ils » cibum pertinet et ad po» lius , quo offertur à qui- » tum.” (Beuter de recta »busdam die S.' Blasii et sacrif. ratione c.9. 1542.)

les , por ciertos indicios que tengo , confio hallar otras muestras en mi viage.

No ha durado tanto el rito del ósculo de paz al tiempo de la misa que conservaba aun en su vigor esta Iglesia en el siglo xiy. A mediados de él escribia aquí el dominicano Fr. Guillermo Anglés la Exposicion de la misa , de que hablaré en las cartas siguientes. En ella despues de haber reprehendido la costumbre de algunos sacerdotes de recibir la paz besando la hostia consagrada (práctica que duraba aun el siglo xvi en las principales iglesias de Francia) (a), dice estas palabras : postquam sacerdos osculatus est calicem , vel corpus Christi, accipiendo pacem , dat statim coadjutori suo, et iste aliis , et alii-inter se mutuò osculantur .... et ideo hoinines in missa existentes, ante communionem pacem dantes , se invicem osculantur.... Propter hoc pacis osculum diffunditur in Ecclesia per universos fideles missam audientes. Como no queda memoria de que por aquel tiempo estuviesen separados en el templo los hombres de las mugeres, es muy verosímil que se tuviese presente la cautela con que Durando habia habla

(a) Le Brun. Explic. des cer. de la messe p.V. art. VII. do de este rito en el siglo anterior, es á saber, que no se permitiese este ósculo entre las personas de diferente sexo. En un códice de principios del siglo xv decia el sacerdote ad dandam pacem : habete vinculum pacis et caritatis ut apti sacrosancto misterio Dei. Verdad es que no prueba esto que durase el ósculo antiguo ; pero tampoco se infiere de estas palabras, (2) ni es fácil averiguar quando se introduxo aquí el uso de las portapaces : de las quales la mas antigua de que he hallado memoria en esta provincia , es la que regaló á la colegial de San Felipe Calixto III. . Y ya que hablamos de las ceremonias de la misa , notaré lo que acerca del evangelio último de 'San Juan dice el citado P. Anglés en la exposicion lemosina que añade al fin. Si abans que benedictio al po. ble , ô aprés, vol dir lo evangeli de Sent Johan, faça segons que li será vigares: esto es: si antes de dar la bendicion al pueblo ó despues quisiese decir el evangelio de S. Juan, haga lo que mejor le pareciere. No digo esto por noticia muy singular, porque sabido es, que la práctica de leer este evangelio al fin de la misa, desconocida antes del siglo XIII, en ese y en los siguientes casi has

« PoprzedniaDalej »