Obrazy na stronie
PDF
ePub

qual' veremos á su tiempo algunas muestras en la Iglesia de España. Tú conoces mejor que yo la sabia prudencia de la Esposa de Jesuchristo en esto y en todo. . A Dios. Valencia 13 de Diciembre de 1802.

NOTAS Y OBSERVACIONES.

(1) Conseroan aun la imposicion de la penitencia blica en la feria IV Cinerum. Es gran recomendacion, así de esta Diócesi , como de otras de nuestra Península el fervor con que en el siglo xiv conservaban la práctica de la penitencia pública , amortiguada y casi de todo punto abolida en otras de Europa desde principios del siglo viii. De la decadencia de la disciplina en este punto hablaba ya Roberto de Flamesburg, que murió siendo penitenciario de la de Paris y canónigo de S. Victor el año 1 2 24 (Pænitencial. p. V.); el qual despues de haber dado exacta razon del método que guardaba él en la administracion de la penitencia , y recomendado como sabio y piadoso las penas canónicas , doliéndose ya de la tibieza y frialdad de los penitentes, para aviso de los confesores prosigue diciendo : vix aliquem invenies qui suprascriptas, quia grades sunt et austere , suscipiat pænitentias. Tu igitur paulatim , et paulatim eas mitigabis , ut aliquam habeat pænitens pænitentiam. Y luego añade: sanum igitur mihi videtur consilium , ut quantumcumque potes , pænitentem inducas, ut canonicam et autenti. cam suscipiat pænitentiam , et sic tibi, et ei bene erit. Quod si obtinere non poteris , dicas ei: frater , oportet te sel in hac vitâ puniri vel in purgatorio..... Elige igitur tibi vel in hac vita sufficienter secundum pænitentias cao nonicas vel autenticas puniri, vel purgatorium acceptare. Quod si elegerit pænitens, ad petitionem ejus , et libitum et arbitrium tuum poteris canonicas mitigare penitentias. ?

Por el mismo tiempo, esto es, hacia los años 12 15 escribió tambien su penitencial Pedro Pictaviense, por donde consta quan decaido estaba ya el fervor de la penitencia respecto de los antiguos cánones , quedando su imposicion al juicio de los confesores ; porque dice (Pe. nit. fol. 3.): pro hujusmodi peccatis contra naturam.... et pro adulteriis, et incestibus, et consimilibus solent in. jungi jejunia in pane et aqua , secundum tempus quo moratus est in peccato , et secundum alias circunstantias, del compenset. Pro simplici fornicatione simplicia jejunia , nisi persona vel alia circunstantiæ occurrant, et etiam cum ovis et casseis. Y luego : cetera remedia , imò omnia pendent ex discretione confessorum. Y mas adelante (fol. 9.): sicut moderni physici temperant antiquarum violentiam potionum ; sic et nos plerumque antiquorum rigorem canonum pænitentialium ; quia non possimus sustinere censuram illius temporis , quando et corpora et merita defecerunt. Tunc enim in amore Christi ferventiores erant fideles, quando recens erat corpus Christi. Ideoque et valebant et volebient , non patienter solum, sed et libenter pro Christo custodire vias duras.

Aun es mas claro, si cabe, y mas breve sobre este pupto el testimonio de Guillermo el Obispo de Paris, que murió hacia la mitad del siglo xui (lib. de Pænit. cap. penult.). Estas son sus palabras : facta autem confessione ad integrum pænitentiæ arbitrariæ erunt. Y en otra parte dice: cum in arbitrio confessoris et voluntate panitentialem satisfactionem positam esse dicamus , dicimus consequenter quod in bona fide ipsius hoc positum est.

Llegó ya desde entonces á hacerse tan general esta persuasion de la arbitrariedad de las penitencias, que vino á ser axîoma entre casi todos los confesores, como dice Alexandro de Hales (Summ. p. IV. q. 21. membr. 3. art. 1): quidam dicunt et ferè omnes confessores , quod omnes pænitentia sunt arbitrariæ, idest, in voluntate sacerdotis ; et potest dare plus vel minus , pro voluntate suâ , nec peccat : et hoc ex vi clavium.

Esta opinion y el abuso que de ella se habia hecho parece haber intentado moderar nuestro San Raymundo (Summ. lib. III. cap. de Pænit. et remiss.), coetáneo de Guillermo Parisiense , explicando la verdadera inteligencia que debe darse á la expresion in arbitrio confessoris. Nec debes , sacerdos , dice , à forma prædicta (pænitentialium canonum) recedere nisi propter causam. Et in hoc consistit ejus arbitrium , scilicet, pro qua vel pro quibus circumstantiis, et quantum et quando possit augeri del minui pæna canonica. (V. Morin. de Administ. Sucr. Pæn. lib. X. c. 23. seq.)

Estas palabras de S. Raymundo eran entonces como la voz comun de la iglesia de España, cuyos s'nodos y prelados en aquel siglo y en los siguientes, han clamado por la restauracion de los cánones penitenciales, no en el sentido de la proposicion de Pedro de Osma justamente condenada por Sixto IV : non peractå pænitentia confitentes absolvi non debere; sino conforme al espíritu de la sarta Iglesia , declarado en las palabras del concilio III de Toledo: secundum formam canonum antiquorum dentur pænitentiæ , como lo demuestra el cardenal de Aguirre en su disertacion sobre los cánones XI y XII del dicho concilio (excurs. II, n. 166. seq.), que fue la práctica·tan recomendada por S. Francisco Xavier (Turselin. ce: pueri de choro.... ascendunt super muros portarum civitatis : et tunc clauduntur porta. Deinde incipit cantor: Gloria , laus. Respondent pueri : Israel es tu.

El de Roven: cum autem processio ad portam civitatis ornatam denerit , sex pueri turrim ascen. dant , et hos dersus festive cantent Gloria, laus et honor &c. · Un misal MS. de la iglesia de Saresbury', sufragánea de Cantorberi : septem pueri in loco eminentiori simul cantent . Gloria , laus. · Basten estas muestras. Pudo haber dado orígen a este rito la estrofa Cætus in excelsis te laudat c.

(4) Busqué el documento original. En el volúmen de deliberaciones del consejo general, entre varias del dia 17 de Marzo de 1385 se lee lo siguiente: nè fò acordat è proveit concordantment en è per lo » dit consell que en lo present any en la prop vinent * sentmana sancta , ço es, lo dimarts per lo mati de aque„lla sentinana, les fembres pecadores publiques de la di» ta ciutat sien meses e encloses dins la casa de les dones „ de penitencia , e estien aqui tro al dissabte seguent en » hora de vespres, et sien dats de la pecunia comuna de la » dita ciutat per lo clavari d'aquella à cascuna de les dites » fembres , et per cascun jorn que alli estaran , pera są » provisio XII diners.” Esto es : y fue unánimeinente acordado y proveido en y por el dicho consejo que en el presente año en la próxîma semana santa , á saber, el martes de ella por la mañana, las mugeres pecadoras públicas de la dicha ciudad sean puestas y encerradas en la casa de las mugeres de la penitencia, donde permanezcán hasta el sábado siguiente á la hora de vísperas : y que del tesoro comun de la dicha ciudad se den por el mayordomo de ella á cada una de las dichas mugeres doce di

neros para su manutención cada dia de los que allí estuvieren.”

(5) A principios del siglo xiv habia en algunas partes la costumbre de decirse la misa de este dia (de Pascua) á media noche &c. Esta misa era probablemente la del sábado santo, que antes no se celebraba durante el dia, como ni en Roma el viernes santo, para declarar la tristeza de la Iglesia (S. Braul. ep.XIV. ap. Flor. t. XXX. p. 338): hoc biduo sacramenta non celebrantur , decia Inocenc. I ( epist. ad Decent. Eugubin. Episc.) Desde fines del siglo xiy comenzó a anticiparse (consuetud. monast. Casa san. an. 1387.), por justas causas, que para ello ocurriéron. Del rito antiquísimo de celebrar esta misa del sábado por la noche queda aun vestigio en las expresiones que decimos en ella : hac potissimum nocte , hanc sacratissimam noctem. De su observancia en España, y de su origen hace memoria San Braulio (loc. laud.), diciendo: ipsâ nocte eo usque celebrantur festa, quoadusque nox transeat media, qua hora et nos credimus resurrecturos , et Dominum vivos et mortuos judicaturum. De esto daremos a su tiempo varias pruebas tomadas de nuestros misales y rituales antiguos.

(6) Baxaban.... una paloma en una máquina &c. Por aquel mismo tiempo era rito comun en varias Iglesias de occidente soltar palomas en la misa mayor al can- : tar la sequencia. Lucas cusentino añade tambien el rito de las lenguas de fuego, que eran pequeñas estopas encendidas : particula subtilissima stuppa succensæ. De los truenos que acompañaban en Valencia á este rito, no he visto exemplos en los editores de monumentos litúrgia cos, mas no desconfio hallarlos en los códices de nuestras diócesis. (7) Prohibió los dichos truenos. La constitucion del TOMO I.

« PoprzedniaDalej »